Todos los artículos Clara de la Torre



La evolución positiva de la pandemia pasa, entre otras cosas, por la mejora en el ritmo de vacunación. Desde el pasado diciembre en que llegaron a España las primeras vacunas en las bodegas de algunos aviones, en IBAS participamos activamente en la gestión de las mismas hacia los Terminales de Carga o en tránsito hacia otros destinos.

Somos expertos en manejar todo tipo de mercancías peligrosas (MMPP) como material radioactivo, baterías de litio, líquidos inflamables, o las tan codiciadas vacunas que todos estamos deseando recibir.

Para la gestión en tierra de estas vacunas, en las condiciones de seguridad y calidad adecuadas, nuestro personal de asistencia en tierra está debidamente formado en los estándares necesarios para su manejo y transporte. Cumplimos asimismo con los requerimientos exigidos tanto por las autoridades como por cada una de nuestras compañías cliente, reforzándonos además en aquellas situaciones específicas como la que por desgracia actualmente nos está tocando vivir, y que conlleva que el manejo de vacunas se convierte en algo muy frecuente.

Las vacunas COVID se transportan en embalajes con una carga muy importante de hielo seco para mantenerlas a la temperatura adecuada. Debido a esta gran cantidad de hielo seco, se puede generar unas concentraciones de dióxido de carbono (CO2) a su alrededor que pueden resultar dañinas para la salud, si no se siguen las recomendaciones pautadas tanto en la carga como en la descarga de las mismas, extremando las precauciones.

Os recordamos, además, que somos el proveedor de Handling de IAG Cargo en la terminal de carga de Madrid, donde se ubica el mayor centro especializado para la gestión precisa de productos farmacéuticos sensibles a la temperatura, con un equipo humano dedicado especialmente formado en GDP (Good Distribution Practice) y una flota de vehículos refrigerados preparados para ello.



Entre las distintas iniciativas que buscan la descarbonización de nuestra actividad de Handling recientemente hemos comenzado el uso en prueba de un GPU eléctrico en el aeropuerto de Barcelona. Estas pruebas se enmarcan dentro de nuestro Plan de Sostenibilidad, donde uno de los objetivos principales es reducir las emisiones de CO2.

Actualmente, se usan GPUS diésel para suministrar energía durante la asistencia en tierra a un avión en posiciones remotas de parking, por las limitaciones intrínsecas de estas posiciones para facilitar suministro energético. De todos los equipos tierra necesarios para atender un avión durante su escala, el GPU genera un 42% de las emisiones de CO2 que se desprenden de durante sus horas de producción.

En IBAS estamos comprometidos en reducir esta huella de CO2 en nuestras operaciones y por eso ya hemos comenzado la realización de pruebas con GPU eléctricos de diferentes proveedores, con numerosas ventajas:

  • Son equipos con una avanzada tecnología en seguridad
  • Producen cero emisiones y cero ruidos
  • Dan soporte a 15 operaciones con una sola carga de 4 horas
  • Son de fácil manejo y bien aceptados por los usuarios

Estas pruebas continuarán durante los próximos meses, con los pocos fabricantes de estos equipos eléctricos que por ahora hay en el mercado, con el objetivo de ser cada día un poco más “greenhandling”.

Hemos renovado el 80% de nuestra flota motorizada en los últimos 5 años, incorporando energías alternativas. Casi el 40% de los equipos que pertenecen a las familias con posibilidad de ser eléctricos lo son.

         



Según los datos que ha ofrecido la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), las compañías tienen programadas para la actual temporada alta un total de 787.000 operaciones. Si se cumplen las perspectivas, sería un 114% más que justo hace un año, cuando apenas se operaron unas 367.000 conexiones en el país (aunque la cifra definitiva puede variar, entre otros factores, según cómo evolucione la vacunación y se relajen las restricciones para volar)

Con una revisión de verano aún a medio gas frente a 2019 en el sector aéreo, en IBAS siempre nos anticipamos a la temporada, revisando, modificando, actualizando e introduciendo acciones que nos permitan afrontarla de una manera eficiente y segura para todos los implicados, cumpliendo con los requerimientos y recomendaciones de las autoridades nacionales e internacionales, y que recopilamos en un Plan de Recuperación.

El Plan de Recuperación de este año pretende prevenir y mitigar todos los efectos que se derivan de la pandemia, que se prolonga ya durante más de un año.

Por eso, en IBAS, ponemos el foco en la formación recurrente y comunicación interna hacia nuestros empleados para mantenerles al día de procedimientos nuevos, requerimientos sanitarios, cambios en los procesos de checkin y embarque, carga y descarga. Los hemos formado para ser más polivalentes en base a la cantidad de necesidades que nos exigen las compañías clientes y las infraestructuras propias de los aeropuertos, que también se han tenido que adaptar a las circunstancias.

Estamos en continuo contacto con nuestros clientes, para intentar anticipar su actividad redimensionamos la plantilla, ya que una parte sigue afectada por un ERTE de fuerza mayor. A pesar de ello, nuestro personal rota para repartir la carga económica por igual y mantener los permisos al día.

Reactivamos la mayoría de los equipos tierra, se ponen a punto para asegurar que estén en condiciones óptimas de cara a un esperado incremento de actividad igual que el resto de unidades necesarias como ULD, redes..

Hemos mantenido nuestro nivel de calidad realizando incluso auditorías presenciales gracias la implementación del Plan de Seguridad e Higiene que ya cumple un año y que se encuentra en continua evolución, como certificó Applus, con la realización de test de antígenos a nuestros empleados, distribución de mascarillas y gel hidroalcohólico, instalación de purificadores de aire en espacios comunes, teletrabajo…y todas las medidas que garantizan la seguridad de nuestros empleados, clientes y proveedores.



Con el objetivo de mejorar nuestros niveles de servicio, estamos realizando encuestas basadas en métricas NPS, con la intención de potenciar nuestro conocimiento sobre la percepción que nuestras compañías clientes tienen de nuestros servicios.

El procedimiento ha tenido una fase cero desarrollada con varias compañías en el aeropuerto de BCN. con preguntas en tres áreas específicas: Pasajeros, Rampa y Operaciones (Flight Dispatch), de tal forma que en función de los resultados obtenidos podremos focalizarnos en cada una de ellas.

A partir de este mes de diciembre hemos comenzado la fase 1 en la que ya hemos invitado a adherirse a 30 compañías operando en los aeropuertos de ALC, AGP,BIO, IBZ, LPA, MAD, PMI y TFS, además de en BCN que ha sido nuestro aeropuerto piloto.

Para cada área de servicio analizada, utilizamos una pregunta sobre recomendación a otros colegas o amigos y dejamos un campo de texto libre para recibir su feedback del porqué de la valoración. De esta manera rápida y sencilla intentamos no invadir mucho tiempo en la actividad de los encuestados dejándoles, eso sí, capacidad de incidir en aquellos temas que son importantes para ellos.

En cuanto a la asiduidad para aportar la información por parte de las personas asignadas por las líneas aéreas a esta tarea, lo hemos dejado abierto a lo que acuerden nuestros managers locales con los representantes asignados. A pesar de no ser una encuesta intrusiva, proporcionamos la opción de realización semanal, quincenal o mensual.

El procedimiento consiste en el envío de un email recordatorio cuando se cumpla el plazo de periodicidad acordado. La información nos proporcionará un índice de satisfacción de nuestros clientes y un detalle escrito de las áreas donde necesitamos mejorar o estamos teniendo actuaciones a su entera satisfacción.

La valoración de la puntuación está en línea con la utilizada ya en la mayoría de las líneas aéreas y otros sectores: se suman las

puntuaciones 9 y 10 y se le restan las de 0 a 6, con lo cual obtenemos un indicador numérico que nos permite analizar la tendencia a lo largo del tiempo. Este indicador pasa así a formar parte del conjunto de indicadores que mantenemos para la gestión de nuestros recursos y servicios.

Esta metodología responde al interés de IBAS en poner al cliente en el centro de nuestra actividad, aflorando elementos del servicio que quizás por no estar acordados en contrato escapan de los programas de mejora continua establecidos y sin embargo pueden tener valor añadido en el desarrollo de la actividad del handling.

 



Durante los primeros meses de la pandemia, IBAS se dedicó a la asistencia casi en exclusiva de vuelos de repatriación y de transporte de carga sanitaria, ante la necesidad que demandaba la sociedad para dotar a los países de mascarillas y materiales de este tipo. Meses en los que se transportaba carga en cabina pero adaptándola a los asientos, mediante el uso de redes y «bolsas canguro» como las utilizadas por Iberia.

Esa necesidad fue cubierta, volvieron muy poco a poco los vuelos regulares de pasajeros, pasó el verano y, de nuevo, hemos observado nuevas demandas por parte de nuestros clientes, en busca de oportunidades de negocio.

Ante el incremento del tráfico de carga, múltiples compañías han decidido transformar algunos de sus aviones de pasajeros en cargueros temporalmente, adaptando la cabina y quitando los asientos.

La asistencia a este tipo de vuelos supone para IBAS otra revisión profunda de sus procesos, procedimientos de seguridad y recursos puesto que nunca antes había atendido este tipo de vuelos, en los que hay que cargar de forma manual hasta 15 o más toneladas de mercancía en cabina, en las posiciones definidas, y atarlas con redes ancladas a los raíles donde antes se instalaban las butacas.

Son ya algunas compañías que han transformado algunos de sus aviones en este tipo de cargueros y que han solicitado a IBAS su asistencia. Seguimos trabajando en ofrecer un handling a medida.



Durante las dos primeras semanas de septiembre se desarrollaron en 22 de los aeropuertos en los que IBAS presta asistencia, la auditoria de seguimiento anual de AENOR correspondiente a las Certificaciones ISO 9001 y 14.001.

Iberia Airport Services (IBAS) ha mantenido su compromiso con la Calidad y el Medioambiente, redoblando el esfuerzo durante la crisis del Covid-19 en la que aún seguimos inmersos.

Por este motivo, y gracias a la certificación Applus+ que certifica que todos nuestros centros de trabajo son centros “Covid free”, hemos podido realizar la auditoría de forma presencial, adaptando las visitas de los auditores en cada área para cumplir con todos los protocolos y medidas establecidas.

Por un lado nos han reconocido dos elementos que nos producen gran satisfacción:

  • La capacidad de adaptación a la situación provocada por la pandemia, modificando nuestro modo habitual de trabajo sin renunciar a los niveles de servicio que prestamos.
  • La comunicación con nuestros clientes para atenderles de la mejor manera posible.

Pero como no podía ser de otra forma, el listón está cada día más alto y las exigencias para alcanzar los objetivos son mayores.

En línea con la evolución de nuestro desempeño ambiental se nos exige:

  • Trasladar nuestros niveles de implicación a las organizaciones con las que interactuamos, nuestros proveedores, clientes, AENA, etc. Tenemos que implicar aún más a nuestro entorno para que la actividad que realicen sea lo más sostenible posible, para lo que debemos evaluar también su impacto ambiental.
  • Profundizar en los riesgos ambientales que hemos detectado para nuestra actividad y ampliar con elementos potenciales o de emergencia, como inundaciones o incendios


Además del Plan de Prevención e Higiene desarrollado en Aeropuertos, IBAS ha implementado una serie de medidas higiénico-sanitarias para facilitar a nuestros empleados el mínimo contacto en determinados momentos para mayor seguridad de todos  e incrementar la eficiencia en procesos internos.

Os contamos algunas de estas medidas:

Estaciones de higiene y termómetros

Instalación de termómetros en todos los aeropuertos para el control de la temperatura por parte de los empleados de una forma rápida y fácil.

Dispensadores de mascarillas

Instalación de un nuevo sistema para la recepción de las mascarillas de uso personal. IBAS pone a disposición de sus empleados mascarillas para la realización de su trabajo y con este sistema es el propio trabajador el que se las administra cuando las necesita, minimizando el contacto entre empleados.

Fichaje biométrico

Disponible en todos nuestros aeropuertos, se trata de un nuevo dispositivo para el control de presencia que usa biometría facial (solamente con situarse frente al dispositivo éste registrará si el empleado sale o entra al recinto de trabajo). Totalmente integrado con nuestros sistemas y herramientas corporativas. 

Totems dispensadores de gel

IBAS ha adquirido 4 unidades de dispensadores de gelhidroalcohólico, dada la cantidad que requerimos para cumplir en todo momento con las directrices de AESA, para los aeropuertos de BCN y MAD, donde el volumen de plantilla es más elevado que en el resto de aeropuertos.

Este Plan de Prevención e Higiene también incluye una serie de medidas directamente relacionadas con nuestros clientes como las mamparas de separación instaladas en todos los puntos de atención al cliente y de la señalización oportuna.

  • Hemos establecido un protocolo de limpieza/desinfección de equipos tierra (GSE) y, en especial, en jardineras y escaleras. En estos equipos se limpian y desinfectan los elementos de contacto periódicamente además por una empresa especializada.
  • Adecuamos el aforo de las jardineras al escenario más restrictivo en consonancia con las diferentes normas establecidas por las comunidades autónomas desde el inicio de la pandemia.